Una emocionada alcaldesa de Viña del Mar, Virginia Reginato, arribó hasta el Reloj de Flores de Viña del Mar a eso de las 10:30 de esta mañana para presenciar los daños que dejó la caída de un árbol de gran volumen sobre este icónico emblema de la Ciudad Jardín, que quedó completamente destruido.

Al respecto, la jefa comunal viñamarina indicó que “es una pena porque es algo que nos cuesta a todos. Es un lugar tradicional. Es un golpe duro porque el daño es muy grande”.

Continuó diciendo que “veo este tremendo árbol y pienso que se ensañó con el reloj. A todos nos duele”.

Respecto a las causas que provocaron la caída de este árbol, Reginato planteó que “aún no se sabe, pero hay que recordar que llovió mucho y estos árboles tienen muchos años, así que ahora hay que asumir lo que pasó, no lamentarnos más y empezar a trabajar”.

Además, indicó que hay seguros comprometidos, por lo que trabajarán junto a la empresa mexicana que se hizo cargo de las reparaciones de la maquinaria y el cambio de flores efectuado el 2013.

Por último, la alcaldesa de Viña aseguró que “el Reloj de Flores va a volver a funcionar como corresponde. Vamos a seguir trabajando para tenerlo de vuelta lo antes posible”.