Por segundo año consecutivo, la Municipalidad de Viña del Mar fue el escenario de protestas por negarse a izar la bandera de la diversidad en el Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia.

En efecto, activistas lesbianas, gays, bisexuales y transexuales de variadas organizaciones se apostaron hoy en el frontis de la Municipalidad, desplegando una bandera en rechazo a lo que -dijeron- “actitud de la comuna en el combate a la homofobia y la transfobia”.

El presidente nacional del Movilh, Ramón Gómez, compartió el malestar, indicando que “la Municipalidad de Viña del Mar, con Virginia Reginato a la cabeza, no quiere dar ninguna señal contra la discriminación que afecta a las personas LGBTI, ni menos implementar políticas contra la homofobia y transfobia”.

Además, precisó que “96 instituciones públicas o privadas se sumaron a nuestra Campaña Arcoiris e izaron la bandera en todas las regiones del país. El municipio de Viña del Mar le dio la espalda una vez más a este proceso social de cambio a favor de la igualdad”.