El Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) denunció al colegio e instituto cristiano Gandarillas de Maipú de “prácticas y reglamento abiertamente homofóbicos que dañan la calidad de vida de docentes y estudiantes lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales (LGBTI)”.

El dirigente del Movilh, Rolando Jiménez, explicó que “se trata de una de las prácticas y reglamentos más violentos en el plano educacional de la última década. Se violenta la Ley Zamudio, la Ley General de Educación, la Ley sobre Violencia Escolar y la Ley de Inclusión Educacional. Hemos denunciado los hechos a la Superintendencia de Educación y solicitado su intervención inmediata”.

El dirigente añadió que “además del reglamento contamos con el testimonio de profesores. En todos los casos son consultados sobre su orientación sexual y advertidos de consecuencias e despido o no contrato si es que son homosexuales. Es un abuso extremo”.

En efecto, denunció el Movilh, en su reglamento de Convivencia Escolar, el colegio Gandarillas señala que “la homosexualidad no es solamente una experiencia sexual. Esto un estilo de vida. Los homosexuales piensan en forma diferente, actúan en forma diferente y como individuos tienen experiencias sexuales diferentes”

“La homosexualidad viene a ser una realidad práctica como consecuencia de la caída en pecado del hombre, por tanto, no es el orden natural de la creación, sino una deformación del orden creacional La sociedad actual pretende “normalizar” la inmoralidad y convivir con ella en un marco de tolerancia y respeto.”, añade el reglamento.

El Movilh apuntó que además de denunciar el hecho ante la Superintendencia de Educación “hemos solicitado por misiva al colegio que elimine al instante este brutal reglamento y que modifique sus prácticas a favor de la inclusión, garantizando la no discriminación por orientación sexual e identidad de género”.